Alta Real: obra gráfica de Humberto Valdez

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La pintura tiene un pie en la arquitectura y otro en el sueño. La Arquitectura inventa un espacio, la música crea el silencio, la gráfica atiza leña que arde y deja finalmente el desamparo, el negro humo con el que narra, recrea sus fábulas de pánico. Vestigios que narran casi, un paisaje desolador. En sus diferentes técnicas, medios y soportes, el grabado remite a una memoria histórica, avanza. retrocede y vuelve, reinventa sus propios medios integra así mismo otros: estampa digital, fotografía estenopeica, sellos de goma. La gráfica actual incurre a temáticas extraordinariamente diversas. Desde la práctica experimental hasta expresiones consolidadas tanto en su contenido, como en su forma y concepto: creando así un discurso y una poética relevantes. Alta Real se inscribe dentro de una sólida tradición y un proceso de constante reinvención a lo largo del siglo XX en México. Escritura directa instantánea, fluida y espontánea, precisa, emergente y voraz, que responde a una necesidad animal en sus desafiante; Humberto Valdez. Simultáneamente emergen de las imágenes y aparecen surtidores , contenedores acuáticos, reguladores del clima, arquitectura submarina, bosque lácteo, perspectiva en fuga, integra fragmentos de una mítica fauna urbana en fusión con residuos monopolios y accidentes de color azar, objetivo, informalismo, expresionismo figurativo, fragmentos de un discurso inconexo, ecléctico. Para expresar una curva de ese impulso férreo y etéreo, sólo existen fragmentos, residuos, partes de una figuración abstracta. Las batallas quedaron lejos ya. Ahora el paisaje es cálido y fluido, como un prado, como el campo.

Jesús Reyes Cordero

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Written by Terraplén

Terraplén, revista de arte y cultura