Los retratos homoeróticos de Konstantin Somov

Sin título7 - Los retratos homoeróticos de Konstantin Somov
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El pintor ruso Konstantin Somov (1869-1939) es poco conocido por los retratos homoeróticos que presentamos en este séptimo número de Terraplén. Somov era un artista de éxito comercial cuyo su trabajo podría considerársele “retro”, esencialmente un neorococó, que se decantó por un áspero realismo, al mismo tiempo que en un estilo basado en la escuela de la acuarela que tenía cerca de 200 años de antigüedad (pensemos en grandes pelucas y faldas gigantes, en una gran cantidad de representaciones de rituales de la aristocracia del siglo XVIII.

En Rusia, Somov era una parte integral de una comunidad dedicada al arte y trabajó en torno a una publicación que cofundó, llamada Mundo del arte, que entre sus temas también incluía moda y diseño coreográfico enfocado a los ballets rusos. Había una gran cantidad de hombres homosexuales que participaban en Mundo del arte, cuya predilección por la fantasía y el lujo estaban mucho más en sintonía con el realismo ruso del siglo XIX. Después de la Revolución Rusa, Somov anticipó que su trabajo sería denunciado como decadente, por lo que emigró a los Estados Unidos y luego a París. Su trabajo comercial se subastó en Christie por millones, pero sus series de retratos homoeróticos son de culto.

Elvia Burns (Acapulco, 1993) es músico autodidacta y fotógrafa. Ha expuesto fotografías suyas en distintas exposiciones colectivas. Su serie fotográfica No me toques los cojones fue elegida como mejor obra en el concurso de fotografía Gabriel Figueroa en Chihuahua en 2015.  Es amante del Postpunk y del New Wave. Toca la batería y el bajo. Es un sueño para cualquier chico. Piensa que un día quemará todo y regresará a su planeta en un cohete naranja.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn