Error de archivo, exploración del deseo y la memoria

error - Error de archivo, exploración del deseo y la memoria
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El error de archivo como forma de reestructurar la realidad; remembranza como construcción no de un suceso del pasado sino de un deseo vivo; los procesos digitales interpretados a través de técnicas “tradicionales”, ajenas a la computadora; son algunos de los aspectos que se desprenden de la lectura de la serie de la artista visual Astrid Miranda que presentamos, junto a una breve charla que sostuvimos con ella, en este quinto número de Terraplén.

T: Háblanos un poco de tu proceso artístico. Cómo llegas a esta serie que se presenta ahora en Terraplén?

AM: Esta serie comenzó a partir de mi trabajo con imágenes de circulación masiva, como las de la nota roja impresa. Me interesa mucho la forma en la que asimilamos imágenes tanto impresas como de manera digital. En mi proceso, esta asimilación me llevó a reflexionar en la forma en la que guardamos recuerdos y cómo éstos se van modificando, en tanto que la memoria comete errores al evocar estos recuerdos.

T: Advertimos, precisamente, que esta serie se trata de un trabajo que gira alrededor del error, del glitch como resultado de un proceso.

AM: Sí, pues me pareció interesante abordar esta idea del error de archivo o daño como un error de memoria o recuerdo. Pensamos que al evocar un recuerdo, evocamos el suceso tal cual aconteció. Sin embargo, esto no sucede y nuestra memoria va eliminando o agregando información a ese recuerdo.

T: Platícanos un poco de la técnica y los materiales que utilizas en esta serie.

AM: Comencé con pintura, pero después quise extender la serie a la gráfica, usando la serigrafía, que me permitió fragmentar la imagen de error y multiplicarla, cosa que en la pintura está más restringida.

T: Nos llama la atención precisamente que crees procesos compositivos digitales, tan actuales, como el glitch, de una manera análoga, digamos, es decir, no a través del trabajo con una computadora, sino por medio del trabajo con técnicas “tradicionales”.

AM: Si pues me gusta pensar en el proceso plástico como un espacio tangible donde puedo mezclar distintas herramientas.

T: ¿Y cómo ves este nuevo panorama, del que participas con esta serie, donde los artistas trabajan con estas nuevas visiones dadas por el ámbito digital?

AM: Considero que cada vez se está trabajando más con lo digital, ya sea como herramienta o como resultado en sí mismo. Lo digital y sus lenguajes, al estar tan involucrados en nuestra cotidianidad, inevitablemente se vuelven herramientas y generan procesos reflexivos para hacer arte.

T: Desde tu punto de vista, qué cosas están haciendo los artistas jóvenes mexicanos? ¿Qué tendencias hay?, ¿qué preocupaciones, que técnicas se trabajan más que otras?

Me interesa mucho lo que se está haciendo en pintura, el cuestionamiento en cuanto a su vigencia, su función (si es que la hay o no), su proyección al futuro. También me parecen interesantes proyectos artísticos que buscan integrar al público para generar nuevos espacios sociales. En cuanto a medios visuales, me parece también interesante los trabajos que se cuestionan hasta dónde nuestra vida se ha permeado con el acceso a la información vía internet. Creo que todo esto ha permitido generar nuevos lenguajes o replantear los existentes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn