Bellocq: el fotógrafo de las prostitutas de Nuevo Orleans

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Para los niños el viejo era espeluznante. Sus piernas parecían patas de araña; caminaba de forma muy extraña. A los niños más pequeños se los espantaba con el cuento de que él era un robachicos, un asesino. Los adultos pensaban que se trataba de un excéntrico hombre caído en desgracia, un hombre muy extraño que tomaba fotografías. Este hombre había trabajado como fotógrafo comercial; se dedicó a tomar barcos, máquinas, o lo que diablos se le encargara. Ahora caminaba alrededor de Nueva Orleans y tomaba fotos con una de esas novedosas cámaras de mano.

Su nombre era E. J. Bellocq (Ernest Joseph Bellocq). Nadie sabía mucho sobre él, pero su vida secreta vio la luz después de su muerte, en 1949: entre sus efectos personales se encontraron cerca de noventa fotografías en su escritorio. Eran retratos de prostitutas de la Zona Roja de Storyville, tomadas alrededor de 1912. Se trata de retratos donde a menudo aparece una o varias mujeres posando en las estancias donde trabajan. Bellocq debió mantener una relación, si no íntima, sí estrecha con las prostitutas para que ellas accedieran a posar. La fotografía de retrato es una obra de colaboración. Estas mujeres posaron como el fotógrafo lo indicó, llevando pieles y costosas ropas, sosteniendo mascotas, tendidas como odaliscas de Henri Matisse o jugando a las cartas. Estas imágenes  son, pues, una composición.  Pero sabemos muy poco acerca de EJ Bellocq y las mujeres que fotografió.

Lo que podemos aprender con estas fotografías son las condiciones en las que las prostitutas vivían a principios del siglo XX en Nueva Orleans, además deducir quizá lo que se consideraba sexy y sensual en esa época. El resto podemos imaginarlo, como lo Louis Malle hizo en su película (inspirada en una canción) Pretty Baby, sobre la relación de Bellocq con una prostituta menor de edad.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Written by Terraplén

Terraplén, revista de arte y cultura