Seis poemas de «Alces, Rejkyavik»

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

INTERIOR C

(autoparlante)

En la claridad tan escueta, en el confort de frases huecas,

torvas,
dirigidas hacia ti desde señales en celo, en Celan, en Ceilán:

una furgoneta cruza en llamas,

lanza una invitación para el circo.

Herrumbre de animales,
faunos y trapecios alelando el día.
En tinieblas, se ahúma el hueco de nosotros

con el hueco de ellos.

En el ojo del animal un ojo de tu orín.

INTERIOR C

 

Hay un infierno en el sótano, ¿cómo vuelves ahí ? Respira

tenebroso. El sótano. Allí las trapecistas, las mosquitas, los

faunos-clown se inyectan lava.

Summa no hay. Mundo hay, niebla hecha de fobias rasgadas.

¿Quién tiniebla?

El que usted guste y mande. Otro. Otro jadeo. Es el hueco

del insomnio,

larva en tu cráneo.

 

Infierno ocurre en el sótano del pensamiento.

Es el mejor lugar para silbar un solo:

no sólo descender, también quedarse arriba.

INTERIOR C

 

 

Eres un legionario en el cono sur
el que espera a las focas
el hueco en el hielo hacia la amnesia marina

eres un cosaco o su fantasma

esperando en Siberia el último gulasch

 

dos farolitos alumbran tu cabeza

dos arlequines invaden tus cortes

 

bufo: entre dos maniqueos una gresca por ti

no hace tanto vivías de rastrear viejas señales

 

ondas cortas rosarios ramadanes

y esperas un calor de bajas radiaciones
en el coche bomba de todos tus ancestros

 

el día es un jardín japonés tensado entre tus cejas

el circo un monstruo de gila en tu esternón

—a sólo veinte la preventa                             en taquilla un poco más
                       a sólo veinte la preventa

                                                                      no faltes

         no faltes

                                                                       no faltes—

 

y en el hiato de tus viejos renglones

se van borrando los segundos

segundo versus segundo
horror versus efecto doppler

 

a H. V. T.

 

INTERIOR C

 

 

Error 403: Forbidden

 

Error 403: Forbidden

 

Error 403: Forbidden

 

Poemas del libro Alces, Rejkyavik (Libros Magenta, DGP CONACULTA, 2014).

Daniel Bencomo (1980, San Luis Potosí). Sus libros de poesía más recientes son Morder la piedra (Mantis Editores-Gobierno de SLP, 2009), Lugar de Residencia (Fondo Editorial Tierra Adentro-Conaculta, 2010) al cual le fue concedido el Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino en 2010 y Alces, Rejkyavik (Magenta Libros-Conaculta, 2014). Como traductor de poesía alemana ha publicado La calma entre el cero y el uno de Björn Kuhligk (Bonobos Editores, 2015) y Canon previo a la huida de Tom Schulz (Cuadrivio-Dirección de Literatura SLP). Del alemán ha traducido además poesía de Hugo Ball, Ingeborg Bachmann, Friederike Mayröcker y de autores actuales como Ron Winkler. Ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA) en la categoría Jóvenes Creadores durante los periodos 2010-2011 y 2012-2013.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn