Lo sexi y la semiótica

sexy - Lo sexi y la semiótica
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La semiótica es la ciencia que se encarga del estudio de los signos. Ahora bien, para explicar qué es un signo podemos remontarnos a tratados desde Aristóteles y la Grecia antigua. La versión más aceptada de un signo es que se trata de algo que está en sustitución de otra cosa. Por ejemplo, una mancha de labial en la mejilla es signo de un beso reciente.

Así tenemos varios tipos de signos, e incluso todo puede convertirse en este. Por ejemplo, existen signos plásticos, texturales, gestuales, visuales, gráficos, lingüísticos. Y desde este acercamiento, diremos que un signo es una unidad con significado.

Regresemos al signo del beso. Si el labial era rojo, lo interpretaremos como pasional, si está bien marcado, aún guarda la forma del labio femenino, e incluso puede contener textura, si el pigmento está fresco. El conjunto de estos elementos constituye una lectura.

Con respecto a la pasión y al beso, recientemente, mirando videos de youtube, me preguntaba por qué algunas cantantes parecen más sexis que otras. E incluso a veces la misma artista en algunas escenas no logra el mismo grado de atractivo sexual.

Empezando a comparar los textos, el personaje rubio de Thalía en Desde esa noche no guarda una apariencia sexi, aunque se vista con negligé. Mientras que Shakira, en su conocida Loba sí alcanza un grado de deseo ante la mirada. Pero, no sucede lo mismo en su video de Loca, aunque los movimientos de cadera sean seductores, no despiertan un interés sexual, como en el caso de Rihanna en Work.

Entonces, ¿qué tienen estos videos que convierten a unas imágenes más sexis que otras? ¿Acaso la respuesta está en la semiótica? Pues sí. Propongamos esta tesis: El concepto de sexi se produce desde la confrontación. En Loba vemos a un ama de casa que confronta su contexto familiar con lo público, el exterior, al que normalmente no saldría vestida con poca ropa. Mientras tanto, en Loca, el personaje de Shakira no se opone a nada. Se nos presenta como una apasionada del baile y la aventura. A pesar de usar un sostén, la figura solo representa a una chica dinámica. Asimismo, Thalía en Desde esa noche, su vestimenta es propia de una noche romántica, como dice la letra. No se trata digamos, de una secretaria que se presenta así a la oficina, en ese caso sí habría provocación y por ende, despertaría las miradas.

Tal es el caso de Work de Rihana, una confrontación de posiciones: el que mira y la observada, lo prohibido en público y lo privado, el cuestionamiento del término “trabajar”. O también podríamos mencionar el video de Nunca me acuerdo de olvidarte, la expresión amorosa entre dos mujeres nos afronta visualmente.

En fin, esta es sólo una propuesta de lectura para lo sexi. Y la escribo mientras espero el siguiente embate a la mirada.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Elizabeth Delgado es doctora en Literatura, poeta y ensayista. Ha obtenido el Premio Nacional Luis Cardoza y Aragón para Crítica de Artes Plásticas 2004 y el Premio Nacional de Poesía Ignacio Manuel Altamirano 2010. Administra el siguiente blog: veintiunletras.blogspot.mx