Festival Posible Poesía: gusto por reunir voces fuera del papel

vortex - Festival Posible Poesía: gusto por reunir voces fuera del papel
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por encima de todo pudimos convivir y escucharnos. Y la imagen proyectada hacia el público o los talleristas, que es la que más debe importar en un festival, fue esa, la de la cercanía, la de ser escuchados, valorados.

Logo_PP

¿Por qué realizar un festival de poesía a estas alturas del partido?

En primer lugar por el gusto propio por la poesía, y en específico por los proyectos y trabajos de los invitados que tuvimos. Y de manera directa, para poder ver en la ciudad algunos de los proyectos más interesantes que se están dando en el país en cuestiones de poesía y sobre todo en la poesía que se está expandiendo fuera del papel o fuera de la simple lectura en voz alta. Hay, noto, una efervescencia por el uso de nuevas tecnologías, por crear discursos poéticos de manera transversal, utilizando otros discursos y otras ramas del arte y en Morelia apenas comienza a intentarse. Era y es el momento de acercar estas manifestaciones que en otros lados del país ya están asentadas, avanzadas. Y de poesía en específico porque creo que es núcleo y base de muchas otras manifestaciones: pictóricas, visuales, sonoras, corporales. Poder reunir a algunas de estas voces era hasta necesario en una ciudad que después de que desapareció el Encuentro de Poetas del Mundo Latino, se quedó huérfana en ese sentido.

¿Qué dificultades hallaste al paso? ¿Con qué muros se topa un realizador de un encuentro que no es empresario sino poeta?

Fuimos afortunados. La gente se sumó de buena manera desde el principio y obtuvimos una beca que nos permitió ofrecerles no sólo viáticos sino honorarios, cosa que en un festival resulta inusual; la falta de recurso suele ser la dificultad mayor y en este sentido tuvimos mucha suerte. Lo difícil será repetir el encuentro de manera autosustentable, mantenerlo, difundirlo no sólo en Morelia sino extenderlo a Michoacán ya sin el recurso de la beca. Eso y la siempre tortuosa ruta burocrática, papeleos exagerados, formatos, comprobaciones, facturas; fuera de eso, repito, fuimos afortunados porque fue un encuentro que por encima de todo, disfrutamos mucho.

xolo

¿Bajo qué criterios eligieron a los invitados?

El primero fue el de la calidad: proyectos que significan, no que pesan o que sean famosos o populares sino que considero significan en el sentido artístico, que otros artistas, creadores y sobre todo el público nuevo se interesara, sintiera, se identificara por el simple gusto, por la sorpresa, por lo diferente. El otro fue un poco generacional. Intenté abarcar diversas generaciones precisamente para escuchar diversos discursos, hacerlos dialogar y que el público viera cómo se puede crear y hacer algo nuevo pero siempre va a existir un canon, una tradición atrás que tiene y mantiene el mismo valor. Mas por encima de todo debería decir que fue el gusto. No la amistad, no el compadrazgo, sino la valoración, el gusto por sus trabajos.

Los invitados, el ego.

Pues si es que existió, ignorándolo. A tal grado de no notarlo. Pero creo que no fue factor ni tuvo presencia. Por encima de todo pudimos convivir y escucharnos. Y la imagen proyectada hacia el público o los talleristas, que es la que más debe importar en un festival, fue esa, la de la cercanía, la de ser escuchados, valorados. Precisamente ahí radicó el hecho de que la gente se interesara y ahora mismo siga preguntando para cuándo la segunda edición. También en eso fuimos afortunados con nuestros invitados: fueron sus proyectos los que hablaron por encima de su personalidad.

Jóvenes 2

Los criticones.

Un objetivo muy claro desde el principio fue el de generar ruido, cosquilla; que para bien y para mal se hablara del evento. Que los que se sumaran fuera con gusto y que los criticones criticaran fuerte. Que las instituciones voltearan y vieran que con poco se pueden hacer las bien las cosas. Que se quieren hacer cosas, mover las cosas en estos lares. Que lo que se criticara, bueno, malo, honesto, nos sirviera para pensar y regenerar o mantener el proyecto para próximas ediciones.

Antonio Riestra (Ciudad de México, 1984) es poeta. Colaboraciones suyas han aparecido en periódicos y revistas de circulación nacional e internacional comoEl Universal, La Jornada, Milenio, Día a Día News, Luvina, Tierra Adentro, Punto de partida, Periódico de poesía, entre otros. También, ha sido jurado en dos ocasiones del Premio de Poesía Décima Musa de la Universidad Nacional Autónoma de México, en sus categorías Bachillerato, Licenciatura y Posgrado. Su libro Rayadura se publicó a finales de 2015 gracias al Proyecto Editorial 2014 IVEC/CONACULTA. Sostiene la columna “Tornavoz” en el suplemento Ágora del Diario de Colima y es uno de los coordinadores del Festival Latinoamericano de Poesía Ciudad de Nueva York.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn