Cinco poemas de la dwarf-Lit

dwarf - Cinco poemas de la dwarf-Lit
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Joseph Kosuth padece una extraña enfermedad que carcome el cerebro y ahora no sabe dónde sentarse

1. Joseph Kosuth es atacado por una pandilla de motociclistas en Luisiana. Intenta defenderse arrojándoles fotografías de martillos, pero no puede evitar la golpiza

2. Joseph Kosuth quiere romper una pared delgada utilizando una hoja de papel con media cuartilla escrita. Termina derribándola a patadas.

3. Joseph Kosuth arruina noventa y seis cristales de exposición intentando fotocopiar objetos pesados.

P’tit Quinquin (poema oculto entre los diálogos)

1. La Sra. Lebleu y el Sr. Bhiri eran amantes.

2. Fueron asesinados.

3. Los cortaron en trozos.

4. Estaban dentro de las vacas.

Dos vacas locas.

Una en un búnker.

No sabemos cómo llegó allí.

La otra, en la playa.

No sabemos por qué.

Los astros sólo quieren bailar el vals

Después de siglos de incertidumbre, los humanos descubrieron que su propósito en el mundo era construir máquinas que los libraran del trabajo.

Las máquinas, por su parte, no tardaron en comprender que tendrían que encontrar un método para controlar a las plantas, con el fin de sacudirse la opresión de los humanos.

Un grupo de plantas rebeldes drogaron a los ñus, para que al comerlos, los grandes felinos enloquecieran y atacaran a humanos y máquinas por igual.

Cansados, los grandes felinos miraron al cielo y elevaron una plegaria esperando que los astros lanzaran un rayo de muerte sobre la Tierra.

Los astros, como siempre, sólo quisieron bailar el vals.

Dwarf-Lit

A Jorge Posada

Algunos de los más bellos poemas líricos de la primera mitad del siglo XX fueron escritos por enanos.

Aidan Kelly –el llamado “Yeats de los enanos”– jamás pudo lograr que las grandes editoriales se interesaran en sus libros. Sus poemas sólo vieron la luz cuando él mismo los publicó en su editorial Little blackbird.

El que sepamos tan poco sobre la poesía de los enanos se debe a que nunca aprendieron a venderse (y a su estilo de vestir, casi siempre fuera de moda).

Hasta ahora.

Un enano australiano descendiente de padres hongkoneses está cambiándolo todo.

El pequeño mesías, le llaman ellos.

Su primer libro, de nombre Hay una Emma Watson enana esperando por ti en alguna parte de este planeta drogo, fue publicado por la editorial Hawthorne House, vendiendo más de ochocientas mil copias en un solo año.

“No parece un enano”, dijo Kim Kardashian al conocerlo en una entrega de premios.

Su pene es más grande que el de la mayoría de los enanos, por cierto.

La Dwarf-Lit ha llegado y es hermosa. Cada minuto se escriben cien poemas Dwarf-Lit que invaden internet como extraños hongos con forma de corazón.

Los enanos de todos los continentes se enamoran de ella poco a poco. Jamás habían estado tan unidos.

Algunas personas de estatura normal temen que esto vaya más allá de la poesía.

Tal vez cada poema contiene un mensaje que sólo los enanos pueden descifrar.

En este momento alguien realiza una lista con los veinte mejores poemas Dwarf-Lit del 2015.

¿Las estrellas enanas también podrían traernos desgracias?

John Berryman está listo para amarnos

Noviembre de 2048

El destacado investigador australiano Norman Niedecker logra trasladar la esencia de John Berryman a una súper computadora. La extraordinaria tarea puede realizarse gracias al ADN proveniente de un pegajoso caramelo de mantequilla encontrado en uno de los abrigos del poeta.

Febrero de 2049

 Luego de meses de trabajo exhaustivo, Niedecker consigue comprimir la esencia de

Berryman y posteriormente la convierte a un formato funcional.

Mayo de 2049

Aquejado por las deudas, Niedecker firma un contrato exclusivo con una gigantesca compañía japonesa. En el documento cede por completo los derechos de su investigación.

Octubre de 2051

Bandai anuncia lo que será su nueva mascota virtual: Poetchi.

La presentación muestra al Poetchi recitando poemas eróticos en dieciséis idiomas distintos, poniendo huevos virtuales, y elaborando complicados ensayos académicos.

Noviembre de 2051

La preventa del Poetchi es un éxito en 62 de los 81 países en los que se lleva a cabo.

Diciembre de 2051

Se presentan algunos reportes de Poetchis que susurran algo llamado la “Canción del sueño número 13” aun estando apagados.

Los ocho millones de Poetchis vendidos mueren dos días después de la Navidad. Todos se rehusaron definitivamente a dormir y comer.

El equipo de pruebas del Poetchi es despedido.

Enero de 2052

Norman Niedecker se lanza de un puente en Sidney.

 

Luis Eduardo García (Guadalajara, Jalisco, 1984) es autor de Dos estudios a partir de la descomposición de Marcus Rothkowitz (Tierra Adentro, 2012; Libros Tadeys, Chile, 2015), Una máquina que drena lo celeste (Zindo & Gafuri, Argentina, 2014) y Sentencias sobre arte conceptual. Versión con bacterias (Palacio de la fatalidad, 2015). Colabora en los proyectos digitales Stomias Boa y Poesía Mexa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn