EMILIO

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Máquinas hedonistas de placer: piscinas

“Soy una persona profundamente superficial.”

Andy Warhol

¿Qué hacer cuando lo más profundo de tu sociedad es la profundidad de una piscina, cuando estás hasta el cuello de artificios, superficialidad y agua cristalina clorada? ¿Se puede hacer arte rodeado de tanta falsedad? El arte pop, la seria sátira de la superficialidad norteamericana no podría ser representada sino por las piscinas de David Hockney.

¿Por qué nos debería importar Hockney? Porque muestra que aún hundidx en banalidad y pre-textos superficiales como las mansiones californianas y su hedonismo, el artista puede no sólo representar, cuando más agregar algo a la ya absurda realidad.

A bigger splash (Hockney, 1967) es una inquietante pintura que no sólo provoca tensión por su geometría asimétrica, sino también por sus rígidos, lineales y fríos trazos. Una casona con puertas de vidrio, fría, solitaria y sin habitantes, con una enorme piscina de la que sólo vemos el salpicar de lo que suponemos un humano, pero que a ciencia cierta no sabemos si lo es (hablando de arte, uno nunca puede estar seguro). Lo único que rompe la fría rigidez de la pintura es un salpicar, y es ésto lo único fuera de lugar, el punto de tensión hacia el que se dirige nuestra mirada. Las preguntas son ¿qué es lo que se sumergió? y ¿qué es lo que ocasionó el bigger splash (gran salpicado)? A bigger splash nos muestra el momento congelado en que un humano se sumerge hacia la profundidad de una superficial piscina, pinta la señal del movimiento, el post-movimiento, y aún cuando la captura del tiempo era algo ya explorado en profundidad por la cámara fotográfica, no es posible para la cámara darnos la misma sensación de asfixia, tensión e incertidumbre que A bigger splash de Hockney produce. Internándonos en la ficción de la pintura, nunca sabremos quién se sumergió, su color de su piel o si es hombre o mujer, tampoco sabremos si fue un intento de suicidio o un chapuzón atlético, nunca sabremos si salió de su clavado. Sumergidx por siempre en la pintura, sólo nos queda la marca del hundimiento, el rastro de la sumersión, una salpicada.

splash

El agua no es cristalina y no es posible ver la profundidad de la piscina, la superficie mate es opaca. A bigger splash es una de las pinturas más inquietantes de David Hockney. Hockney trabaja con una serie de pinturas donde vuelve a repetir la tensión entre la casa, sus piscinas y los sujetos que las habitan. Un poco menos inquietante es Portrait of an artist (pool with two figures), de 1972, donde vuelve a repetir a un sumergido que nada hacia otro sujeto. El sumergido está semidesnudo con su traje de baño, mientras que el sujeto que lo observa está completamente vestido. Hay una relación de poder entre el que está vestido y respira, y entre el que está nadando hacia él, semidesnudo, sumergido y sin respirar; la tensión superficial (hablando no sólo del agua, sino también de la composición), nos deja el sentimiento de asfixia al encontrarse sumergido en la profundidad de la superficialidad, premisa del arte pop.

410387e3bebcceec9ab881627f0377a8

Además de estas dos pinturas, otra característica peculiar de Hockney son sus desnudos masculinos, pero no sólo peculiar en su obra, sino peculiar para la Historia del Arte Occidental, pues es sabido que la idea romántica del desnudo femenino que acompaña al mito del artista y su estudio, nos agota y fastidia tanto como el hundimiento del Titanic, tanto, que se ha cuestionado si “chirundas” es el único modo en que las mujeres pueden entrar a una galería de arte y al museo, si sólo en calidad de objetos artísticos y no como artistas es la única manera en que mujeres entran al mundillo del arte.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Written by Oliver Terrones

Oliver Terrones

Oliver Terrones (Ciudad de México, 1992) es bloger, diseñador editorial, gráfico y artista del bricolaje. Estudió Diseño y Comunicación Visual en la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM y Antropología Social en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, propone la comunicación de cibernética, arte procesual y artesanía, acercando de maneras de-generadas Arte y Antropología Social.