Hip hop para bajar de su pedestal a ídolos de piedra  

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Verso Libre es un joven músico mexicano que en los últimos años ha explorado las posibilidades creativas del hip hop para realizar sus proyectos musicales. Verso Libre aprovecha del hip hop su potencial de experimentación literario y musical, por un lado, y su fuerte capacidad para proyectar miradas críticas sobre el entono social. Entre sus diversas preocupaciones se encuentran la manera en que la sociedad se relaciona con sus personajes históricos, personajes que son erigidos como seres intocables y lejanos. Actualmente trabaja en un proyecto donde el hip hop sirve de escenario para que algunos personajes del panteón nacional cobren vida con una dimensión más humana.

13521209_1067260330008493_858479600_n

T: ¿Platícanos, de manera general, qué es lo que haces en y con la música?

VL: Todo parte de un trauma infantil de necesidad de atención al parecer. Encuentro en la música el medio sublimado de expresarme y de ser. Hay muchas facetas, música electrónica en un principio, y el hip hop me ofreció alternativas oratorias, un día comencé a hacerlo y he tenido muchas satisfacciones con ello.

T: El hip hop “clásico” nos manda postales de la realidad desde una posición crítica: la pobreza, la marginalidad, y todos los fenómenos que eso acarrea. Como es tu discurso dentro del hip hop. ¿Qué se pone en juego en tus canciones?

VL: Todo se basa esencialmente en la crítica, la relación que tienes con la sociedad se basa en la relación que tienes contigo mismo. Desarrollé una capacidad crítica muy profunda, y lo más importante, capacidad de autocrítica. Esto me permite distanciarme del autor que crítica con una cola enorme que pisar. El discurso es dinámico pero se basa en ideas nutridas de diversas convicciones criadas en modos de ser practicados durante años. No hay intención de dar terapia, existe una aspiración a sacar de control los margenes éticos de los escuchas. Es como usar un arma que puede disparate a ti mismo. Tomas el riesgo y más allá de ello te obligas a cuestionarte y modificar tu forma de ser.13522515_1067270456674147_1979714426_n

T: ¿De qué hablas en tus canciones, cuáles son tus temas, qué te interesa decir?

VL: Existe un enfoque pretencioso en la elección de temas. Nunca me he negado a mis debilidades y una de ellas es recrear la realidad de formas convenientes y estéticas. Dentro de este marco trasciendo el confort del hip hop convencional e intento ofrecer proyectos que se burlen de si mismos, se podría decir que los temas los elijo de manera conveniente pero los desarrollo en un ambiente de confrontación.

T: Platícanos de la canción que has hecho a partir de la manipulación y ensamblaje de fragmentos de El Laberinto de la Soledad, de Octavio Paz.

VL: El libro llegó a mis manos y la primera lectura fue de asimilación, la segunda fue de potencialización. Hubo un proyecto inspirado en la obra, el cuál hablaba de mis conjeturas en relación con dicha obra sin embargo hubo una inconformidad, a pesar de los resultados creía que los mensajes se veían reducidos. Por ello me enfrenté al reto de sustraer ideas textuales en una estructura hip hop. De ahí nació un nuevo proyecto enfocado a la materialización de discursos de personajes históricos, otro tema. Si pudiera dar explicaciones más enfocadas a la obra, volvería a reducir su contenido, en el proyecto se plasma ya la naturaleza de la idea, cada quien tendrá su impresión.

T: ¿Cuáles son tus influencias musicales, literarias, ideológicas?

VL: Admiro el hip hop cubano: hacen maravillas con recursos limitados, mantienen, involuntariamente, una esencia de principios hip hop muy interesante. En cuanto a la literatura, me nutro mucho de ensayos psicoanalíticos de autores como Erich Fromm; existen enfoques muy interesantes de psicoanálisis social, patologías culturales. Ideológicamente abrazo una filosofía basada en la duda, cuestionar todo, confrontarte y regenerar el modo de ser, las contradicciones como señal de una mente viva.

T: ¿En qué proyecto trabajas actualmente?

VL: Actualmente trabajo en un proyecto llamado Crónicas de Violencia y Fascinación. Aspiro a recrear ciertos aspectos de la historia de México a través de sus personajes principales y los sucesos determinantes de dicha materia.

Busco elaborar una investigación biográfica de un personaje en especifico, documentar la información e intentar componer un argumento discursivo, todo ello dentro del marco de la estructura hip hop. En pocas palabras voy a poner a rapear a Sor Juana Inés de la Cruz, por ejemplo. ¿Qué hubiese pasado si le hubiera gustado el hip hop? Por fortuna no fue así, nos regaló sus obras poéticas y de ahí podríamos partir para la elaboración de dichas composiciones. Hay mucha madera de donde cortar.

El proyecto trata de bajar a los ídolos de piedra de los pedestales donde los han puesto, no para reducir o ridiculizar su legado, sino para ponerlos en donde deberían estar, es decir, a la altura de cualquier ciudadano, despertar en los escuchas las capacidades heroicas y potenciales de estos personajes en las mentes y corazones de personas comunes y corrientes. Al final, los grandes personajes también fueron personas de bajo perfil. Hace falta desmitificar sin reducir, quitarle lo sublime a algo totalmente humano como la lucha por nuestros ideales.13521685_1067260343341825_294037369_n

Por otra parte, este proyecto es una especie de crítica hacia el hip hop gánster, que habla de pistolas, mujeres y drogas; ese tipo de música está llamando mucho la atención de adolescentes, a estos es fácil influenciarlos con esos mensajes y puedo decir que hasta el recurso es atractivo pero estéril. Quizá si hacemos una semblanza de alguien que igual usaba armas y violencia pero que portaba valores humanos como la lucha por la libertad y la dignidad social podríamos agregar otro tipo de contenido en la misma tendencia.

Algunas canciones de Verso Libre:

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn