México 20, una antología engañosa y sin rigor: entrevista a María Rivera

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En las últimas semanas se han desatado discusiones, abiertos enfrentamientos verbales, denostaciones, desencuentros y alianzas en redes sociales y publicaciones, entre poetas mexicanos, críticos y funcionarios, debido a la publicación de México 20. La nouvelle poésie mexicaine, antología de poesía realizada por la Secretaría de Cultura, presentada en París. Una de las voces más críticas de esta publicación ha sido desde un inicio la poeta mexicana María Rivera y Antonio Riestra conversó con ella buscando saber más sobre su posición en este conflicto que con los días lejos de calmarse ha ido cobrando nuevas dimensiones.

AR: Con tantas antologías hechas en México, ¿por qué atender México 20. La nouvelle poésie mexicaine? ¿Por qué se ha generado tanta discusión alrededor?

MR: Me parece que el caso de México 20 La nouvelle poésie mexicaine es un caso particular, como he señalado. En primer lugar porque es una publicación hecha por el gobierno como parte de su política de difusión cultural en el extranjero. Segundo, porque plantea, desde el título, una visión abarcadora de lo “mexicano” o lo “nacional”, y tercero, por el procedimiento que desde la Dirección General de Publicaciones se instrumentó para hacerla: una antología que no es una antología como tal porque no se elaboró ninguna justificación crítica (indispensable en un trabajo como este) que la sustente, no se leyó minuciosamente, ni se hizo un trabajo antológico. El resultado es muy cuestionable, evidentemente, porque el proceso de selección de obras fue suplantado por un proceso arbitrario de selección de autores. El asunto se agrava porque en el prólogo de la antología no se consigna este procedimiento; por el contrario, se afirma que los poemas fueron seleccionados por los antologadores y se oculta el hecho de que fueron los propios poetas quienes escogieron sus poemas junto con la ayuda oficiosa de un funcionario.

AR: ¿Qué responsabilidad conlleva aparecer en una antología como México 20…; qué responsabilidad, como antologador, realizarla?

MR: Realizar este tipo de antologías implica, necesariamente, un alto grado de responsabilidad de funcionarios y antologadores. Lo mínimo que puede esperarse de antologías de este tipo es que quienes se encargan de ellas examinen el contexto seriamente, discriminen obras y argumenten su selección. En cuanto a los autores no creo que tengan ninguna responsabilidad en haber sido elegidos, por supuesto. Uno como autor tiene plena libertad de aceptar o rechazar ser partícipe en ellas.

AR: ¿Consideras que la arbitrariedad que señalas en la selección del libro debe ser de alguna manera sancionada?

MR: Al menos, la Secretaría de Cultura debería de dar una explicación en torno a lo que ya se ha señalado e investigar un procedimiento desaseado en el que se utilizaron recursos públicos, por un lado; por el otro tendría, evidentemente, que descartar este libro como instrumento para la promoción de “la nueva poesía mexicana” en el extranjero. Pienso también que tendría que revisarse la pertinencia de la antología México 20 de narrativa, como señalan sus críticos.

AR: ¿Cómo conformar –teniendo en cuenta, como lo dices, que el panorama de la poesía mexicana es de veras vasto, y que incluye la poesía escrita en lenguas indígenas– una antología como México 20… que sea críticamente abarcadora?, es decir, que con argumentos válidos, pueda resguardar a los nuevos valores que dan fe de todo ese paisaje.

MR: La única manera de realizar una antología seria es leyendo las obras que conforman el panorama, estableciendo criterios muy claros de valoración estética y confrontando criterios. Esto, naturalmente, no tiene nada que ver con hacer listas de poetas.

AR: ¿Crees que sea posible la realización de otra antología como México 20 La nouvelle poésie mexicaine pero de la manera que tú la planteas?

MR: Creo que antologías de este tipo resultan muy conflictivas dada su naturaleza oficial, pero si se hacen tendrían que ser rigurosas en sus procedimientos y privilegiar la obra sobre los autores.

María Rivera (Ciudad de México,  1971) es poeta. Estudió en la Escuela de Escritores de la SOGEM. Ha sido jefa de prensa de la Casa del Poeta Ramón López Velarde de la ciudad de México, y asesora cultural de la misma desde 2007. Colaboradora de Casa del Tiempo, La Jornada Semanal, Pauta, Periódico de Poesía, Laberinto y Letras libres, entre otros. Becaria del FOECA-Estado de México, en poesía, 1995; del FONCA, Jóvenes Creadores, 1999, 2002 y 2005; del CME, en poesía, 2001 y del Programa “Artes por todas partes”, del Distrito Federal, 2001. Miembro activo del SNCA del FONCA desde 2008. Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 2000 por Traslación de dominio. Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2005 por Hay batallas.

 

Antonio Riestra (Ciudad de México, 1984) es poeta. Colaboraciones suyas han aparecido en periódicos y revistas de circulación nacional e internacional como El Universal, La Jornada, Milenio, Día a Día News, Luvina, Tierra Adentro, Punto de partida, Periódico de poesía, entre otros. También, ha sido jurado en dos ocasiones del Premio de Poesía Décima Musa de la Universidad Nacional Autónoma de México, en sus categorías Bachillerato, Licenciatura y Posgrado. Su libro Rayadura se publicó a finales de 2015 gracias al Proyecto Editorial 2014 IVEC/CONACULTA. Sostiene la columna “Tornavoz” en el suplemento Ágora del Diario de Colima y es uno de los coordinadores del Festival Latinoamericano de Poesía Ciudad de Nueva York.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn