La bruja

bruja - La bruja
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

The VVithch: A New-England Folktale, o mejor conocida en esta área geográfica como La Bruja, es un filme dirigido y escrito por Robert Eggers, que ha resultado ser, sin duda alguna, una de las mejores películas que de este año. Estamos ya a mitad de 2016; Cannes fue en el mes de Mayo y sus películas no las podremos ver sino hasta dentro de un año, o año y medio (eso sí, sólo sí, somos lo suficientemente afortunados).

The VVitch fue estrenada dentro de la programación del Festival de Sundance del año pasado, dando a Eggers un maravilloso inicio a su carrera cinematográfica (no por nada ganó el premio como mejor director en dicho festival). Después de exhibir el filme en Sundance, ese mismo año, se proyectó en el Festival de Cine de Toronto, también con una gran aceptación.

Con esta película presenciamos el nacimiento de una carrera prometedora. Eggers tenía un propósito al realizar esta película. En un Q & A (mesa de preguntas y respuestas) comentó que “si iba a realizar una película de género, tenía que ser personal y buena”. Lo logró.

La bruja nos relata de una manera perturbadora la historia de una familia puritana que ha inmigrado a Nueva Iglaterra. En el inició de la película nos encontramos con el juicio al que se somete a la familia. Sin saber realmente los motivos, es expulsada de una plantación y se van a vivir en una zona cercana a los bosques.

Encuentra el lugar perfecto para iniciar su nueva vida, alejados, prácticamente, de toda civilización. La familia está conformada por William, Katherine, interpretada por la maravillosa Kate Dickie, Thomasin (Anya Taylor-Joy), Caleb (Harvey Scrimshaw) y los gemelos Mercy (Ellie Grainger) y Jonas (Lucas Dawson), y el recien nacido Samuel.

Toda cambia para esta familia al momento en que bajo el resguardo de Thomasin, el pequeño Samuel es secuestrado por una bruja que habita en el bosque. La desaparición del hijo desmorona poco a poco los vínculos, todos empiezan a caer bajo una espiral de paranoia y locura.

Una de las cosas más fascinantes de este filme, además de la ambientación sonora y visual, el ritmo de la narrativa y el desarrollo de ésta, es cómo el mal es presentado de diferentes formas, cómo el mal puede ser camuflajeado por buenas acciones. El mal, como dice el slogan del film, toma muchas formas. Desde un acto, una intención, una mentira, un silencio. El mal toma diferentes formas durante todo el filme, nadie en su totalidad es bueno, siempre hay tintes oscuros, grisáceos en los motivos de estos personajes.

Además se estudia la mitología de la bruja. La bruja, como dijo un buen amigo, como un agente de caos. En realidad nunca sabemos el motor que mueve a las brujas que acechan a esta familia. ¿Vanidad? ¿Ritos? ¿Sacrificios? Sólo sabemos que las brujas están presentes, están al acecho. Esperan dentro del bosque para que sus presas lleguen a ellas.

Thomasin es acusada de ser una bruja por ser mujer: su cuerpo está comenzando a mostrar madurez, y por tanro no puede estar más con la familia. El concepto de la mujer madura, la incitadora del pecado. Después escuchamos a Black Phillip preguntar algo a lo que casi cualquier mujer del mundo moderno contestaría que sí: ¿Quisieras vivir deliciosamente?, ¿Quieres conocer el mundo? “Sí”, contesta Thomasin, empezando su iniciación como bruja, mujer libre.

Este es un filme sumamente documental. Retrata la vida provinciana del Siglo XVII de una manera precisa, desde el lenguaje, las expresiones, la vestimenta, y principalmente, creencias; creencias que no le permitía a la gente distinguir entre la realidad y lo fantástico. Era una época en donde la realidad y los cuentos de hadas se confundían. Las brujas son reales.

En verdad, La bruja marca un nuevo camino en el género del terror. Hemos visto ya el nacimiento de Eggers en la industria cinematográfica, pero también hemos presenciado una nueva forma de relato en el género del terror.

Ángela Pintos (Ciudad de México, 1990) es cinéfila snob. Futura viejita loca con gatos. Fanwoman.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn