Agustín Fest

  • Los ojos

    stoy poseído por un extraño espíritu. Es verdad. Me maneja a su antojo, hace de mí lo que quiere y sobre todo, me ata las manos. Si me atara las manos y después ocurriera el agradable accidente de una felación, sería algo muy ameno; pero los espíritus no hacen caso a deseos ordinarios, metafísicos y […]