Efraim Medina

Efraim Medina

AutorretratoMe llamo Efraim Medina Reyes, mido 1.87 m y peso 83 kg. Nací en Ciudad Inmóvil (Cartagena de Indias) y vivo entre Colombia y el resto del mundo. En la adolescencia realicé 14 combates como púgil amateur sin conocer la victoria (es mi único record perfecto). A final de los ochenta tuve una impresionante racha de novias gordas. Escribo libros de toda índole, he publicado algunos: Érase una vez el amor pero tuve que matarlo, Técnicas de masturbación entre Batman y Robin, Sexualidad de la Pantera Rosa y Lo que todavía no sabes del pez hielo (novelas). Cinema árbol, Sarah y las ballenas (relatos). Chupa, nena, pero despacio, Pistoleros/Putas y Dementes (poemas). Tengo una banda llamada 7 Torpes; nuestro primer álbum Canciones mediocres vendió 9 copias y el segundo Canciones aún más mediocres no pudo superarlo. Ahora estamos por lanzar el álbum La forma del vacío. He escrito y dirigido teatro y cine, entre mis películas podría destacar Tres horas mirando un chimpancé y Eso no me infla la banana. En 1995 y 1997 gané el Premio Nacional de Literatura, antes ya había ganado una veintena de otros asquerosos premios en todos los géneros literarios. Escribo para la revista italiana Internazionale y la colombiana Soho. He sido jurado del Festival Internacional de Cine de Venecia y del Festival Internacional de Cine de Cartagena. Soy codirector del Carnaval Internacional de las Artes que se realiza cada año en Barranquilla (Colombia). Dirijo la multinacional Fracaso Ltda. Escribí, dirijo e interpreto el concierto experimental La Fiesta Vol 9. Mis próximos títulos incluyen las novelas Bluesman/songs&stories y La mejor cosa que nunca tendrás. No fumo, pero bailo.

  • Trending Hot Popular

    La religión más barata

    STORYBOOK  i primer amor fueron dos chicas. Ambas altas, de largas piernas y ojos soñadores. No tenían nada en común, provenían de lugares distantes y físicamente eran muy diferentes. Una rubia, de ojos verdes y pelo lacio. La otra, trigueña, de ojos oscuros y mente perspicaz. A una le gustaba el rock, la otra era […]

  • Carta al hijo

    ientras escribo estas líneas, con la sensación de que cualquier cosa que diga será usada un día en mi contra, tú vas apenas en el cuarto mes de gestación y todavía no tengo certeza de tu sexo. Los parientes y amigos hacen apuestas en uno y otro sentido, yo prefiero esperar la próxima ecografía y […]

  • Bella sin alma

    na chica, aspirante a modelo o alguna basura por el estilo, me envía un mensaje a mi sitio de Internet con tres flamantes preguntas: ¿Por qué me agregaste? ¿Quién eres tú? ¿Qué hizo Coelho para que lo odies? Respondí de la forma más simple, honesta y sobria posible. Le dije: “Muñeca, no tengo puta idea […]

  • Amor Inc.

    a mayoría de las personas, sobre todo las marmotas inanes y los impávidos mamíferos, confunden cualquier maldita cosa con amor y lo aplican sin criterio alguno a sus descriteriadas vidas. Los macacos y macacas que se pasan horas en el gimnasio intentando definir sus músculos tienen como objetivo triunfar en la vida; el lío es […]

  • Una gasolinera en el desierto

    Entrevista a James Lephra (aparecida en la revista Marxturb-Arte) EVISTA MAX: Vocación, determinación, ganas de cambiar el mundo, ¿qué razón lo lleva a escribir? J.L.: ¡Dinero en efectivo! REVISTA MAX: En serio, señor Lephra, ¿por qué escribe? J.L.: Porque para todo lo demás existe Mastercard. REVISTA MAX: ¿Va mucho al cine? J.L.: No, la última […]

  • LA MÁQUINA DE FOLLAR

    Acerca de las mujeres Lo que me irrita más de las mujeres es ese inmenso lugar común que son todas y cada una de ellas: no hay diferencia alguna de fondo. Ministras o empleadas de servicio, anoréxicas o gordas, intelectuales o bailarinas y, por supuesto, bailarinas intelectuales. Sus deseos y objetivos, sus neurosis y caprichos, […]

  • Trending

    Los días griegos (Fragmento)

    (contiene 3 notas marginales) Ese lunar que tienes/ cielito lindo junto a la boca/ no se lo des a nadie,/ cielito lindo, que a mí me toca./ Ay, ay, ay, ay,/ Canta y no llores/, porque cantando se alegran,/ cielito lindo, los corazones… l 29 de agosto de 1944 Theodor Adorno, impulsado por su madre, […]